SuscripcionesContactoPublicidad Directorio Hemeroteca Mapa de sitio
TAMAULIPAS  

¿Ser policía en Nuevo Laredo? ¡Ni locos!

Roberto Aguilar Grimaldo
Atentados y ejecuciones del narco ahuyentan a aspirantes en esta ciudad fronteriza, donde hay 275 plazas sin llenar

 

 

 


Publicidad

Nuevo Laredo, Tamaulipas

El llanto de la sirena se escucha a lo lejos y una ambulancia circula a toda velocidad rumbo al hospital San José de esta ciudad. Es una fresca mañana del 27 de enero de este año. A las 10:37 horas los primeros informes inquietan a varios de los 100 periodistas reunidos en un salón del hotel Crowne Plaza de esta ciudad, donde se realiza el seminario “Narcotráfico: Investigación y cobertura noticiosa”.

-“Balearon una patrulla y un policía preventivo está herido”, dice un reportero que acaba de recibir información.

Con la adrenalina comenzando a correr por el cuerpo un colega estadounidense sugiere y pregunta de manera espontánea: “¿vamos?, ¿no está muy lejos?”.

-“¡Estás loco!, aquí estamos bien. Sólo te arriesgarías, al rato comienza a fluir la información”, le responde otro periodista.

Y sí, en el transcurso del día surgen más datos: El policía municipal Francisco Escalante y su compañero Guillermo Bolaños Sánchez fueron atacados a balazos por desconocidos en una brecha aledaña al bulevar Luis Donaldo Colosio.

En el atentado Bolaños Sánchez resultó herido de bala y el sonar de la sirena que inquietó a los periodistas del Crowne Plaza era de la ambulancia que lo trasladó.

Su caso fue apenas el primero del año en la ciudad más violenta de Tamaulipas y tal vez del norte del país.

Seis días después, el Día de la Candelaria, un grupo armado atacó a una unidad de la Policía Federal Preventiva (PFP) cuando salía del edificio de la Dirección de Seguridad Pública.

En el ataque resultaron lesionados dos civiles y dos agentes del Grupo Operativo Especial de la corporación. Los gatilleros pretendían ejecutar a dos detenidos, un hombre y una mujer, que eran trasladados por los agentes al cuartel militar, pero sólo resultaron lesionados.

Así es la vida de los policías en Nuevo Laredo. Agentes de todas las corporaciones viven en riesgo de muerte cotidianamente.

En lo que va del año no ha habido bajas, pero la cifra del año 2005 es escalofriante.

Fueron ejecutados un total de 20, entre ellos 17 elementos de Seguridad Pública Municipal y 3 agentes de la Policía Ministerial del Estado.

Esta estadística tan sangrienta es la causa principal por la cual en esta ciudad fronteriza ya muy pocos quieren dedicarse a esta profesión.

Para empezar, en la Policía Preventiva aún hay 275 plazas vacantes y a pesar de la intensa promoción para que los jóvenes se interesen por ingresar a sus filas, salta a la vista una desafortunada realidad: aquí nadie quiere ser policía.

N´ombre, ¡ni que estuviera loco o suicida!, la vida es muy bonita como para andar arriesgando el pellejo”, señaló Raúl Téllez, un neolaredense de 19 años de edad, durante un sondeo en la zona centro.

 

ENTRE EJECUCIONES Y ESCÁNDALOS

 

El 21 de febrero comenzó el recuento con la ejecución del policía preventivo Héctor Villarreal Ortiz y a partir de este crimen continuarían los ataques también a comandantes de la misma corporación.

Uno de los casos más sonados fue la ejecución de Alejandro Domínguez Coello, la noche del 8 de junio, apenas siete horas después de que había asumido el cargo de director de Seguridad Pública.

Este asesinato originó la implementación del programa México Seguro, pero los hechos sangrientos y los escándalos en torno a los agentes de Nuevo Laredo no terminaron.

El sábado 11 de junio varios elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI), llegaron de la Ciudad de México para reforzar las acciones federales y fueron atacados por policías municipales en el bulevar Luis Donaldo Colosio.

Un policía federal resultó herido y 41 preventivos municipales fueron trasladados a la Ciudad de México, para ser arraigados por la Procuraduría General de la República (PGR).

El viernes 2 de septiembre la PGR informó que 15 de estos policías fueron enviados al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, acusados de cargos de delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad.

Ellos fueron identificados por algunas de sus presuntas víctimas, que formaban parte de las 44 personas que fueron liberadas de 2 casas de seguridad el día 26 de junio.

Durante el mes de julio, el más sangriento del año pasado, se registraron 28 homicidios en esta ciudad, de los cuales 7 fueron ejecuciones contra policías: 4 comandantes y 2 agentes de Seguridad Pública Municipal, así como un Policía Ministerial.

Un atentado más contra la Policía Ministerial ocurrió el 1 de octubre, con el asesinato del policía ministerial del Estado, Rabindranath Quimbar Arreola.

 

LA ETAPA DE DEPURACIÓN

 

Como parte de las acciones del programa México Seguro, el gobierno federal en el mes de junio asumió el control de Seguridad Pública en Nuevo Laredo, con la participación de la Policía Federal Preventiva, Agencia Federal de Investigación, GAFES, Ejército Mexicano y el apoyo del Gobierno del Estado con la Policía Estatal Preventiva.

Fueron relevados de sus cargos 720 policías municipales de esta ciudad fronteriza para someterlos a una evaluación.

Durante varios meses fuerzas federales tuvieron que patrullar las calles en sustitución de los policías municipales.

A raíz de todos estos acontecimientos, el Gobierno del Estado anunció en múltiples ocasiones la depuración de sus cuerpos policiales, en especial los de Nuevo Laredo.

Funcionarios de todos los niveles, como el gobernador Eugenio Hernández Flores y el alcalde de Nuevo Laredo, Daniel Peña Treviño, coincidieron al asegurar que harían una limpia a fondo.

Este último, en septiembre afirmó que en el Ayuntamiento de Nuevo Laredo se sumaron a la propuesta del gobernador de tener una eficiente policía, de calidad.

“Que le sirva a la comunidad como debe ser, y en ese esfuerzo conjunto vamos a estar trabajando”.

Fue el lunes 8 de agosto cuando volvieron a las calles un total de 463 policías preventivos de Nuevo Laredo que habían logrado la certificación.

Sin embargo, las cosas aún distan mucho de estar solucionadas.

La mayoría de los jóvenes entrevistados en el sondeo local coincidió al afirmar que una de las últimas opciones para conseguir trabajo es acudir a Seguridad Pública Municipal.

“Mira, de niño uno siempre quiere ser bombero o policía. Así fue mi caso, inclusive hasta la secundaria quería ser policía. Pero a como están las cosas, mejor me meto de bolero, cantinero o de plano me voy de mojado”, expresó Misael Hernández, quien a sus 22 años de edad se encuentra desempleado.

Y por si esto fuera poco, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, Eduardo Medina-Mora, llamó a las autoridades de Nuevo Laredo a que concluyan con el programa de depuración de cuerpos policíacos, pues el crimen organizado los ha rebasado.

“La policía municipal además de superada está totalmente tomada por el crimen organizado”, señaló a medios nacionales Medina-Mora.

Dijo que la Policía Federal Preventiva (PFP) lleva a cabo labores de apoyo en materia de seguridad, pero la responsabilidad primordial de velar por la seguridad de la sociedad de Nuevo Laredo corresponde constitucionalmente al municipio y a las autoridades estatales.

 

INTENSIFICAN LA BÚSQUEDA DE PROSPECTOS

 

Para cubrir las vacantes de agentes preventivos en Nuevo Laredo, se realizó una campaña de reclutamiento que desafortunadamente no tuvo la aceptación deseada.

“Está cab… que le entren así como está la situación”, dijo un agente con varios años de experiencia, quien pidió respetar su anonimato.

Y ante el fracaso del reclutamiento, el gobierno de Tamaulipas le entró al quite con una intensa campaña en todo el Estado para el “Curso de formación básica para policía preventivo”.

Al respecto, el secretario de Seguridad Pública en Tamaulipas, José Ives Soberón Tijerina, reconoció que ampliaron la convocatoria a toda la entidad porque han tenido problemas para encontrar personas interesadas en formar parte de la corporación municipal.

Destacó que tendrán un especial cuidado durante la evaluación de los aspirantes a policías, pues se pretende que sean personas jóvenes, con una educación profesional, sin antecedentes penales y especialmente que no tengan algún vínculo con la delincuencia.

Desde el 29 de enero hasta la primera semana de febrero un total de 200 aspirantes se habían presentado a llenar su solicitud a la Academia Estatal de Policía.

El director, Virgilio Rafael Hinojosa Salinas, informó que han acudido tanto varones y mujeres de 19 a 30 años de edad, principalmente de los municipios de Llera, González, Soto La Marina, Reynosa, Matamoros y Güémez, entre otros.

En tanto, a través de la radio y la televisión mediante spots siguen invitando a la ciudadanía a sumarse a las corporaciones preventivas de Tamaulipas.

Tratan de conquistar la aceptación de la gente con la transmisión de imágenes de los agentes de la recién creada Policía Especial de Tamaulipas (PET), a los que muchos les llaman, los robocops.

“El curso comienza a principios de marzo y durará 3 meses. Durante este tiempo los alumnos recibirán una beca mensual de 2 mil pesos, comida, alimentación y servicios médicos”, indicó Héctor Walle, jefe de prensa de Seguridad Pública estatal.

Al platicar con algunos de los aspirantes surgen algunas revelaciones del por qué se han atrevido a dar este paso: principalmente por necesidad económica, por tener un empleo seguro y algunos porque aseguran tener vocación de servicio.

“En mi familia me han dicho que estoy loco, que seguro nos quieren para mandarnos a Nuevo Laredo, pero aun así yo sí le voy a entrar. Tengo un poco de miedo, pero no pienso rajarme, primero Dios ojalá y me quede”, menciona Jorge, quien es hijo de citricultores.

Por su parte, Alfonso presume que por herencia genética es un conocedor de las armas, practica varios deportes y no tiene antecedentes penales.

“En mi familia dos de mis tíos han sido policías, creo que ya lo llevo en la sangre”, dice.

Pero tarda tres segundos para responder la pregunta obligada.

-¿Si al aprobar el curso te asignan en la plaza de Nuevo Laredo, te irías?.

-“Bueno, en la convocatoria dice que a cualquier municipio de Tamaulipas… Pero, sí, creo que sí me animaría a irme”.

Y a quien no le quedan dudas de que la espinosa búsqueda de agentes tendrá feliz término es al alcalde Peña Treviño.

“Para mayo estarán listos los 600 policías municipales que requiere esta ciudad para su protección”, pronostica con un semblante tranquilo, el hombre que sigue pasando serios apuros al frente de una ciudad que con frecuencia salta a la escena nacional por la inseguridad que la asfixia.

 


Muchas plazas, pocos policías

 

* En Tamaulipas hay más de 9 mil policías de todas las corporaciones estatales.

 

* Aproximadamente 5 mil son policías preventivos (los municipios de Nuevo Laredo, Reynosa, Tampico y  Matamoros son los que tienen más elementos, con un promedio cada uno de 500).

 

* Recientemente fue creada la Policía Especial de Tamaulipas (PET), que cuenta con 51 agentes.

 

* Hay 750 policías ministeriales en todo el Estado.

 

* En Nuevo Laredo hay 275 plazas vacantes para policías preventivos que no se han podido cubrir.

 

* En la Academia Estatal de Policía 200 personas se registraron como aspirantes al curso básico de 3 meses de formación policial.

Publicado: Febrero 2006



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

Caricaturistas de Contralínea
De Actualidad


 

 

Publicidad

Humor:  

 

Avance Contralínea



En la República:  

Números atrasados
Publicidad:  


Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas
2005 Revista Contralínea Derechos Reservados CIMCOM
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9802 /03 /05

Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |
Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo